PRINCIPIOS SISTÉMICOS

PRINCIPIOS

Características de los sistemas
El aspecto más importante del concepto sistema es la idea de un conjunto de elementos interconectados para formar un todo que presenta propiedades y características propias que no se encuentran en ninguno de los elementos aislados. Es lo que denominamos emergente sistémico: una característica que existe en el sistema como un todo y no en sus elementos particulares. Del sistema como un conjunto de unidades recíprocamente relacionadas, sededucen los siguientes conceptos que reflejan las características básicas de un sistema:
Propósito u objetivo
Todo sistema tiene uno o varios propósitos u objetivos. Las unidades o elementos (u objetos), así como las relaciones, definen una distribución que trata siempre de alcanzar un objetivo. Conocidos los diferentes productos del sistema podemos deducir sus objetivos. Al hablar de objetivos estamos pensando en la medición de la actuación del sistema total.

Globalismo o totalidad
Todo sistema tiene naturaleza orgánica; por esta razón, una acción que produzca cambio en una de las unidades del sistema, muy probablemente producirá cambios en todas las demás unidades de este. En otra palabra cualquier estímulo en cualquier unidad del sistema afectará a todas las demás unidades debido a la relación existente entre ellas. El efecto total de esos cambios o modificaciones se presentará como cualquier ajuste de todo el sistema, que siempre reaccionará globalmente a cualquier estímulo producido en cualquier parte o unidad. Entre las diferentes partes del sistema existe una relación de causa y efecto. De este modo, el sistema experimenta cambios y ajuste sistemático continuos, de lo cual surgen dos fenómenos: La entropía y la homeostasis. La delimitación de un sistema depende del interés de la persona que pretende analizarlo. Por ejemplo, una organización podrá entenderse como sistema o subsistema o incluso como macrosistema dependiendo del análisis que se quiera hacer: que el sistema tenga un grado de autonomía mayor que el subsistema y menor que el macrosistema. Por tanto, es una cuestión de enfoque. Así, un departamento puede considerarse un sistema compuesto de varios subsistemas (secciones o sectores) e integrado en un macrosistema (la empresa), y también puede considerarse un subsistema compuesto de otro subsistema (secciones o sectores), que pertenece a un sistema (la empresa) integrado a un macrosistema (el mercado o la comunidad). Todo depende de la forma que se haga el enfoque.
El sistema total está representado por todos los componentes y relaciones necesarios para la consecución de un objetivo, dado cierto número de restricciones. El objetivo del sistema total define la finalidad para la cual fueron ordenados todos los componentes y relaciones del sistema, mientras que las restricciones son limitaciones que se introducen en su operación y permiten hacer explícitas las condiciones bajo las cuales deben operar. Generalmente, el término sistema se utiliza en el sentido de sistema total. Los componentes necesarios para la operación de un sistema total se denominan subsistemas, formados por la reunión de nuevos subsistemas más detallados. Así, tanto la jerarquía de los sistemas como el número de subsistemas dependen de la complejidad intrínseca del sistema total. Los sistemas pueden operar simultáneamente en serie o en paralelo. Los sistemas existen en un medio y son condicionados por el medio, es todo lo que existe afuera, alrededor de un sistema, y tiene alguna influencia sobre Introducción a la Ingeniería de Sistemas y la operación de éste. Los límites (fronteras) definen qué es el sistema y cuál es el
ambiente que lo envuelve.
Entropía
Es una función que representa la cantidad de energía que pierde un sistema. Una característica de todos los sistemas consiste en que tienden a moverse hacia estados de desorganización y a desintegrarse. La entropía es una propiedad de todo sistema, tanto cerrado como abierto; conduce a la muerte del sistema, la entropía termina por imponerse y desintegrar al sistema en sus elementos constitutivos. Es una fuerza que tiene origen en las contracciones internas y externas del sistema y que tiende a transformarlo y descomponerlo en sus elementos constitutivos, es decir, a desorganizarlo. La tendencia de la entropía a incrementarse, a ganar intensidad, recibe el nombre de entropía positiva. La neguentropía ayuda a controlar la entropía positiva, es decir, es la fuerza que ayuda a que el sistema no se desintegre. La entropía es indispensable en todo sistema, pues incluye la descripción de todos los fenómenos del entorno que obligan al sistema a modificar sus productos, a buscar un nuevo equilibrio con el entrono y perder al menos momentáneamente la efectividad (eficiencia y eficacia).

La entropía de un sistema es el desgaste que el sistema presenta por el transcurso del tiempo o por el funcionamiento del mismo. Los sistemas altamente entrópicos tienden a desaparecer por el desgaste generado por su proceso sistémico. Los mismos deben tener rigurosos sistemas de control y mecanismos de revisión, reelaboración y cambio permanente, para evitar su desaparición a través del tiempo.
En un sistema cerrado la entropía siempre debe ser positiva. Sin embargo en los sistemas abiertos biológicos o sociales, la entropía puede ser reducida o mejor aún transformarse en entropía negativa, es decir, un proceso de organización más completo y de capacidad para transformar los recursos. Esto es posible porque en los sistemas abiertos los recursos utilizados para reducir el proceso de entropía se toman del medio externo. Asimismo, los sistemas vivientes se mantienen en un estado estable y pueden evitar el incremento de la entropía y aún desarrollarse hacia estados de orden y de organización creciente.

Homeostasis
Es el mantenimiento del equilibrio en el organismo vivo, cuyo prototipo es la
regulación en los animales de sangre caliente. El enfriamiento de la sangre estimula ciertos centros cerebrales que echan a andar los mecanismos de calor del cuerpo, y la temperatura es mantenida a nivel constante.
La homeostasis es la propiedad de un sistema que define su nivel de respuesta y de adaptación al contexto.
Es el nivel de adaptación permanente del sistema o su tendencia a la supervivencia dinámica. Los sistemas altamente homeostáticos sufren transformaciones estructurales en igual medida que el contexto sufre transformaciones, ambos actúan como condicionantes del nivel de evolución.

Holismo o sinergia
El holismo es entendido como una doctrina que propugna la concepción de cada realidad como un todo distinto de la suma de las partes que lo componen.
Es la propiedad que permite que los procesos que se dan al interior de cada uno de los componentes del sistema se orienten hacia un resultado total. Integra las partes en torno de un producto o de un objetivo.
La principal connotación de un sistema es la existencia de cualidades que resultan de la integración, que no se reducen únicamente a la suma de las propiedades de los elementos que lo constituyen. El holismo es una propiedad que poseen todos los sistemas y que les permite:
Mantener los cambios de las partes dentro de límites que no pongan en peligro la supervivencia del sistema.
Mantener subordinadas las partes al todo. Resistir a la desintegración o desorganización.
Adquirir propiedades que no poseen sus elementos cuando se les considera como algo separado del sistema. “El todo es más que la suma de las partes”, es una manera de expresar esta cualidad.

Complejidad
Los sistemas vivientes son sistemas de complejidad organizada, en tanto que los sistemas no vivientes muestran propiedades ya sea de simplicidad organizada o complejidad no organizada.
Sistemas de simplicidad organizada: Se derivan de la suma en serie de componentes, cuyas operaciones son el resultado de una cadena de tiempo lineal de eventos, cada uno derivado del anterior. La complejidad en este tipo de sistema se origina principalmente de la magnitud de las interacciones que deben considerarse tan pronto como el número de componentes sea más de tres.
Complejidad desorganizada: La conducta del sistema es el resultado de la oportunidad de interacción de un número infinito de elementos, donde el resultado es aleatorio, según las relaciones establecidas entre ellos.
Complejidad organizada: Los sistemas vivientes generalmente muestran una clase diferente de complejidad llamada complejidad organizada, que se caracteriza por la existencia de las siguientes propiedades:
Hay sólo un número finito de componentes en el sistema. Cuando el sistema se desintegra en sus partes componentes, se llega al límite cuando el sistema total se descompone en “todos irreducibles” o unidades irreducibles. El sistema total posee propiedades propias, sobre y más allá de las derivadas de sus partes componentes. El todo puede representar más que la suma de las partes.
Jerarquía
La jerarquía es un concepto importante que puede utilizarse para representar el hecho de que los sistemas pueden ordenarse de acuerdo con varios criterios, uno de los cuales es la complejidad en incremento de la función de sus componentes.
Hace referencia a que todo sistema cuenta con un determinado número de subsistemas, los cuales se organizan de acuerdo con su nivel, desde el más simple al más complejo.
Organización N. Wiener planteó que la organización debía concebirse como "una interdependencia de las distintas partes organizadas, pero una interdependencia que tiene grados. Ciertas interdependencias internas deben ser más importantes que otras, lo cual equivale a decir que la interdependencia interna no es completa" (Buckley. 1970:127). Por lo cual la organización sistémica se refiere al patrón de relaciones que definen los estados posibles (variabilidad) para un sistema determinado.
Ackoff define una organización como “un sistema por lo menos parcialmente autocontrolado” que posee las siguientes características: Contenido: Las organizaciones son sistemas hombre-máquina.

Estructura: El sistema debe mostrar la posibilidad de cursos de acción alternativos.
Comunicaciones: Determinan la conducta e interacción de subsistemas en la organización.
Elecciones de toma de decisión: Los cursos de acción conducen a resultados que también deben ser el objeto de elecciones entre los participantes.

Límites y entorno
El límite de un sistema es todo lo que forma parte del sistema, objeto de estudio, y todo lo que pertenece a él. Se considera que el entorno del sistema es todo lo que influye sobre éste de una manera directa o indirecta, a corto o largo plazo, con mayor o menor intensidad, sin que el sistema pueda impedir o evitar que se den esas influencias. El entorno genérico de una organización está conformado por otros sistemas como: el biológico, el ecológico, el económico, el cultural, el científico-tecnológico,el político.
El sistema biológico tiene a cargo la reproducción de la población.
El sistema ecológico trata del espacio o hábitat de la población.
El sistema económico está relacionado con la producción e intercambio de
bienes y servicios.
El sistema cultural está a cargo de la creación y difusión de códigos y mensajes de toda clase: lingüísticos, morales, estéticos, etc
El sistema científico-tecnológico se refiere a la comunidad del saber y de las técnicas.
El sistema político es el conjunto de decisiones que afectan a la totalidad de la sociedad, la acción de los partidos políticos, las acciones colectivas, la autoridad y el poder social.

Los sistemas abiertos, en resumen, poseen unos principios que nos interesa conocer:

Holismo, sinergia, organicismo y gestalt. El todo es superior a la suma de las partes. El sistema no puede explicarse sino en su totalidad. El holismo es justo lo contrario del elementarismo, que pretende conocer el todo como una suma de sus partes integrantes.

Importación, transformación y exportación de energía. Los sistemas abiertos reciben energía del entorno, la transforman y la devuelven al entorno.

Información, feedback negativo y codificación. Los sistemas abiertos importan no sólo energía, sino también información. Una de las formas más simples de información es el llamado feedback negativo, que permite corregir las desviaciones. La importación de información es selectiva, y al proceso de selección se le llama codificación.

Entropía negativa. Los sistemas abiertos importan más energía de la que exportan. De este modo pueden almacenarla y adquirir entropía negativa, es decir, capacidad para defenderse de los fallos del sistema, lo que no pueden hacer los sistemas cerrados, que caminan hacia la entropía, el desorden, la falta de recursos y el colapso final.

Estabilidad y homeóstasís dinámica. Los sistemas abiertos que sobreviven se caracterizan por su estabilidad. La homeóstasis, que significa tendencia al equilibrio, les protege de los cambios perjudiciales. El ejemplo clásico de homeóstasis lo representa el sistema para la regulación de la temperatura en el cuerpo humano. Sin embargo, en los sistemas económicos la homeóstasis es dinámica, es decir, induce al sistema hacia el crecimiento y la expansión.

Diferenciación. Los sistemas abiertos tienden hacia la diferenciación y la especialización de funciones.

Equifinalidad. Los sistemas abiertos pueden llegar a idénticas posiciones finales a partir de distintas posturas iniciales.